Nombres que unen orillas

Por: Dania Díaz Socarrás.
Foto: Tomada del perfil en Fb. de Odeiny Gavira.

Los países existen, sobreviven, andan, porque en medio hay carreteras, océanos y aire para ir de uno a otro. Así, como un puente de voz que aproxima las orillas, están en FIVAC quienes por medio de la traducción y la interpretación hacen posible el acercamiento.

Odeiny Gavira Tejeda, traductora graduada de Lengua Inglesa con Francés como segunda lengua, de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, y con Maestría en traducción por la London Metropolitan University, ha trabajado en cinco ediciones de este Festival, una experiencia que la ha hecho crecer y exigirse cada vez más.

Este año FIVAC ha utilizado por vez primera un sistema de interpretación simultánea, lo que ha demandado una mayor destreza. “Son habilidades completamente distintas las que necesitas desarrollar; en la interpretación consecutiva el peso recae en la memoria a corto plazo, para la simultánea hay que dividir la atención entre lo que estás escuchando y diciendo, y eso implica una preparación mucho más rigurosa a partir de los textos que se van a presentar”.

Por eso, además de las pruebas previas con el equipo técnico, durante alrededor de dos meses los textos de los ponentes estuvieron en sus manos: “Hemos entrenado muy duro, y hemos contado con la colaboración de los orado- res, porque la interpretación simultánea requiere también un esfuerzo de su parte para mantener una determinada cadencia en el discurso que no es la habitual”.

En años anteriores en el evento se empleaba la interpretación consecutiva, por lo que los tiempos de los ponentes se duplicaban. Ahora el nuevo sistema requiere un mayor rigor en la preparación y la práctica de Odeiny y de su compañero en este desafío, Andy Escobar Carmona, estudiante de 5to año de Lengua Inglesa de la Universidad de Camagüey, de quien ella aseguró que “tiene un gran futuro como traductor y como intérprete”.

Andy Escobar, confiesa que le encanta- ría repetir esta vivencia: “Han sido muchos los nervios, pero me ha ayudado a superarlos el ambiente de trabajo, me ha encantado compartir con mis mejores profesoras de la universidad: Odeiny Gavira y la doctora Teresa Bustillo”.

“A veces la gente dice que conocer demasiado a tus ídolos te puede decepcionar, sin embargo, a mí ellas me han enseñado profesionalidad y me han enseñado también a ser mejor como persona. El festival me ha ayudado a crecer como ser humano”.

Odeiny y Andy coinciden en que para su trabajo, desempeñado con elevada profesionalidad, es decisiva la cooperación de todo el equipo y los participantes de FIVAC.

Nosotros sabemos que también ellos son imprescindibles en este festival, donde se busca a fin de cuentas el intercambio y el entendimiento que solo son reales con puentes como los que les ha tocado construir para romper la soledad de las orillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *