Gracias FIVAC

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre, amigo, hermano y luz alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando…

 

Gracias a Violeta Parra por prestarnos estos versos. Diez años después de haber vivido la emoción de reunir a medio millar de espectadores en aquella plaza ‒toda colonial, celosamente vestida de adoquines y presta hace más de cinco siglos a recibirnos, a donde unos llegaron por curiosidad, otros llenos de ganas de ser desvirgados, secuestrados, y todos prestos a gozar de una visualidad otra‒, aun no salimos del asombro y FIVAC continúa siendo ese amante fortuito con quien compartimos cada dos años.

Festival Internacional de Videoarte de Camagüey, porque es de Camagüey, porque el evento, tal cual hicimos nosotros, apostó por la ciudad, aun sabiendo que “nadie es profeta en su tierra” y que de esa sentencia bíblica han escapado pocas cosas. FIVAC existe gracias a la buena fe, al amor y la amistad. Así ha funcionado desde 2008, como un catalizador de buenas intenciones y todo el que se ha acercado a él ha sido para apoyar, construir, compartir y amar.

En esta 8va edición no pretendemos agradecer a nadie en particular, ¡y miren que hay que agradecer! Es esta la ocasión más propicia para dar gracias a FIVAC, porque los mejores momentos, amigos y experiencias de esta última década han sido siempre un regalo de este ferviente amante que no aprende a pasar indiferente.

Diana Rosa Pérez Legón

OPC-Productora General

Festival Internacional de Videoarte de Camagüey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *