Noticias de la 13 Bienal.

Por Marilyn Payrol

La presentación sobre lo que será la 13 edición de la Bienal de La Habana fue primicia en el evento teórico del jueves 6 de abril en FIVAC. Bajo el tópico de “Bienal de La Habana. Un modelo en permanente construcción” Dannys Montes de Oca, Directora del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, esbozó los rasgos fundamentales que caracterizarán al evento, a desarrollarse entre el 5 de octubre y el 5 de noviembre del 2018, tentativamente.

La especialista enfatizó en el giro producido en la décima edición en torno a la pertinencia de convertir en foco de atención la estructura misma del proyecto, no así un tema específico. Igualmente, resaltó la práctica de retomar aspectos abordados en momentos previos del evento para elevarlos a protagónicos en futuras ediciones. De la conjunción de ambas iniciativas, se deriva el interés de la venidera bienal en continuar el camino abierto por el eje “Entre la idea y la experiencia” de la duodécima edición. La mirada hacia los procesos y la transdisciplinariedad de los mismos que se fomentó en aquella oportunidad gestó un fenómeno colaborativo que es la esencia de “Confluencias, redes y transversalidades”, slogan o pauta de esta esperada bienal.

Se revela como fundamento importante en esta plataforma conceptual la idea de descentralizar el papel del curador o de la curaduría como línea rectora del acto expositivo, estableciendo un enfoque horizontal del asunto que implica una crítica a la institucionalidad del arte. Otro presupuesto se relaciona con la atención a las problemáticas globales y al momento histórico en que nos desenvolvemos. La existencia en nuestros contextos de propuestas que de manera sintomática reflejan el modo en que en la vida emergen respuestas espontáneas a nuestros problemas y se convierten en paradigmas de sobrevivencia y cómo el arte se apropia de ellas y las convierte en estructuras de su propia condición de arte será un eje axiomático.

En resumen, interesa mostrar alternativas emergentes de producción y circulación del arte que modifiquen el modelo Bienal. Por ende, se dialogará (no ya como invitación) con curadores de otros espacios con intereses similares a los mantenidos por el evento, se prestará atención al trabajo de creadores en las provincias, se vincularán los espacios emergentes, alternativos o privados a los centros expositivos oficiales como el propio Lam y el Museo Nacional de Bellas Artes, se replanteará el evento teórico desde el resultado en talleres que comenzarán en mayo próximo y se hará uso de redes sociales en relación con los espacios públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *