Esquirlas de Muro

Por: Marilyn Payrol

Detrás del Muro llegó a FIVAC en la primera mañana de su evento teórico. De las voces de Juan Delgado Calzadilla, su fundador, y Pepe Fernández, especialista del Centro Wifredo Lam integrado al proyecto, el público pudo conocer más sobre este empeño curatorial nacido a propósito de la Oncena Bienal de La Habana en el año 2012.

El éxito de Detrás del Muro, según declara Juanito, ha estado cifrado en el fomento del vínculo arte-sociedad. De ahí, la idea de acoger proyectos, en su mayoría instalaciones públicas que, emplazadas en el Malecón tradicional de La Habana, tengan un impacto en el contexto “alimentando el alma de la comunidad”. Sin embargo, la incidencia de Detrás del Muro se expande más allá del área capitalina. La inclusión de la diáspora cubana y de artistas de otros países, así como el deseo de motivar a creadores de todas las provincias de la isla, es muestra de ello.

El FIVAC no ha quedado ajeno a esta intencionalidad. La entrega de un modesto premio como apoyo al séptimo certamen camagüeyano, se suma a la promesa de Detrás del Muro de reservarle un espacio al festival en su próxima propuesta. Quizás, sistematizando y ampliando lo que fueron las Noches de video en el Café Neruda –espacio organizado en la última edición por Elvia Rosa Castro, Luis Gómez y Andrés de Abreu- la videocreación pase a formar parte activa de ese sueño de Juanito de convertir la ciudad en un gran museo urbano.

Romper los muros que aún se mantienen con relación a qué es el arte, a su implicación social o a los modos de gestión y divulgación de las diversas manifestaciones artísticas es una urgencia para el circuito expositivo cubano. La proyección internacional que han mantenido FIVAC y la Bienal de La Habana, así como el propio Detrás del Muro son, desde esa óptica, paradigmas a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *